Las vacaciones son el momento ideal para hacer todas las cosas que no podemos hacer durante el resto del año. Es un tiempo para descansar y relajarnos, para olvidarnos del despertador y de los horarios. Pero también es una gran oportunidad para mejorar algunos hábitos y empezar a llevar una vida más saludable. Así podremos volver con más energía. A continuación, veremos algunos hábitos en vacaciones para volver con más energía.

Planificar unas vacaciones relajantes

Uno de los principales objetivos de las vacaciones es recargar energías. Sin embargo, muchas veces las vacaciones se vuelven estresantes por la cantidad de actividades que organizamos para cada día. Itinerarios prolongados, actividades físicas extenuantes o muchos lugares para visitar, pueden dejarnos agotados.

Durante todo el año nuestro cuerpo y nuestra mente sufren de un agotamiento físico causado precisamente por las exigencias diarias que les imponemos. Por eso, para tener unas vacaciones más felices y un regreso al trabajo más productivo, es necesario planificar unas vacaciones relajantes. Debemos relajarnos para recuperar la calma y no llenarnos de actividades agotadoras.

Dormir más y mejor

Se puede aprovechar este período de descanso vacacional para dormir un poco más. No hay que levantarse temprano para ir a trabajar, y si nos acostamos muy tarde la noche anterior podemos hacer una pequeña siesta en cualquier momento del día. La siesta es un hábito muy saludable siempre que no dure más de una hora. Las horas de sueño nocturno deben ser siempre al menos seis, aunque dependerá de cada persona.

Desconectarse de los aparatos tecnológicos

Cada vez somos más adictos a la tecnología. No podemos separarnos del teléfono móvil ni dejar de consultar el correo electrónico, mensajería instantánea o las redes sociales. Y eso es realmente agotador para el cerebro. Uno de los hábitos más saludables durante las vacaciones es desconectarse completamente.

Momentos para planificar… y para dejarse llevar

Aprovecha este verano para dedicar un tiempo a realizar actividades que potencien tu bienestar, que durante el año no le puedes dedicar tiempo y agendar esos momentos, al igual que dejar espacios abiertos a la improvisación para dejarnos llevar y disfrutar de cada momento de nuestras vacaciones

Tomarse un tiempo para uno mismo

Es probable que durante las vacaciones estemos rodeados de familiares y amigos. Y eso es muy bueno, ya que es una gran oportunidad para compartir y cultivar las relaciones personales. Sin embargo, uno de los mejores hábitos que podemos tener en vacaciones es darnos un tiempo para nosotros mismos. Podemos salir a caminar, leer un buen libro o hacer cualquier actividad que nos guste, y así recargar las energías.

 

 

Con estos sencillos hábitos que imponer en nuestro periodo vacacional, el descanso físico y mental está asegurado.